top of page
Buscar
  • Comunidad Bsocial

¿Y eso qué tiene que ver conmigo?Algunas ideas sobre el Trauma Psicosocial en la sociedad colombiana

María Fernanda Díaz Ardila



Cuando reflexionamos sobre contextos de conflicto, tales como el colombiano, y nos imaginamos a los actores que se desenvuelven en las dinámicas de la guerra, es fácil que las categorías de víctimas y victimarios sea lo primero en los que pensemos (FARC-EP, ELN, grupos paramilitares, víctimas, militares, entre otros). Pero y ¿qué ocurre con la población que no está directamente relacionada con las dinámicas del conflicto armado, pero que vive inmersa en el contexto nacional de este? En mi caso – y me tomo el atrevimiento de creer que no es muy lejano al de las personas a las que estas reflexiones puedan alcanzar - crecí en Bogotá y el único contacto que tuve con la guerra fue desde los medios de comunicación. En mi hogar era normal, hasta hace poco, almorzar viendo las noticias del mediodía; esto significaba comer arroz, papa y carne mientras una voz en el fondo va enumerando asesinatos de líderes y celebrando bajas de cabecillas de frentes de grupos guerrilleros.


No sé quién esté leyendo esto, pero para mí el escuchar noticias trágicas día a día de alguna u otra forma contribuyó a que yo entendiera el conflicto como un estado de normalidad. Recuerdo muy temprano en mi vida escuchar de otras guerras y otras masacres y pensar la gran conmoción que unas cuantas cifras habían generado en tal país, cuando ese número en el mío era casi que un alivio. Y sí, digo cifras porque en eso se convertían los actores del conflicto al presenciarlos únicamente a través de una pantalla: un número más del montón. La pregunta que me surge entonces ante la realización de que la guerra y sus cifras no eran normales (verdad que concluí años después gracias a mi formación universitaria) es ¿Cómo repercute el normalizar la guerra en el conjunto de nuestra sociedad?


Para responder a esta pregunta Ignacio Martín Baró acuña el término Trauma Psicosocial y lo define como “la cristalización –o materialización– en los individuos de unas relaciones sociales aberrantes y deshumanizadoras como las que prevalecen en situaciones de guerra civil" (1990). Un aspecto a tener en cuenta en relación con el trauma psicosocial es que por las propias dinámicas de la guerra, de acuerdo con Martín – Baró, esta se convierte en el fenómeno más englobante de la realidad de un país y termina permeando los procesos sociales, económicos, políticos y culturales de este; por esto toda su población termina inmersa en dinámicas propias de la guerra. A partir de lo anterior, me gustaría invitar a quien haya llegado hasta este punto a imaginar alguna situación concreta que dé cuenta de esto en su cotidianidad y yo, con ayuda de los aportes que mi equipo de trabajo brindó para este texto, ilustraré algunas de las que se me ocurren: no es sino que alguien en la calle se nos acerque para nosotros inmediatamente entrar en alerta y ponernos a la defensiva o que una discusión sobre política sea evitada por temor a que esta termine en una riña.


El trauma psicosocial permite evidenciar que, el hecho de vivir en contextos de violencia sociopolítica generalizada tiene consecuencias en la totalidad de la población, tales como: “el desprecio por la vida humana, la ley del más fuerte como criterio social, y la corrupción como estilo de vida, precipitando así un grave círculo vicioso que tiende a perpetuar la guerra tanto objetiva como subjetivamente” (Martín-Baró, 1988, p. 140). Es decir, que como lo muestran las situaciones enunciadas en el párrafo anterior (y si a usted se le ocurrió alguna), el trauma se traduce en ver al otro como un enemigo, a validar la violencia hacia personas que no se considera que pertenezcan a mi idea de sociedad o a mi grupo social, a desconfiar del otro, a aceptar una idea de seguridad violenta, entre otras.


En lo personal considero que estos efectos están presentes en el contexto colombiano en diferentes niveles. A nivel subjetivo no es sino remitirnos a dos de nuestros dichos más populares, de manera ilustrativa: “El vivo vive del bobo” y “No de papaya”. Dos frases que parecen muy inocentes, pero que al final del día están cargadas de cinismo y apatía. A nivel social, otro ejemplo más concreto de la materialización del trauma psicosocial, es la controversial política de seguridad democrática. Su implementación permitió que algunos pocos pudieran volver a sus fincas a costa de la extrema militarización de la vida del resto del país, lo que implicó un recrudecimiento del conflicto en varias zonas y tuvo consecuencias horrorosas que hasta hoy, después de la firma de los acuerdos de paz con la guerrilla de las FARC-EP, están saliendo a la luz gracias al Sistema Integral de Justicia, Verdad, Reparación y No Repetición (como lo son los mal llamados falsos positivos, asesinato de civiles por parte del estado, que esta política de seguridad violenta potenció y que a hoy sabemos que, gracias a la triangulación de información hecha por la JEP (Auto 033 de 2021), son alrededor de 6402 jóvenes inocentes asesinados por el ejército nacional para sumar a las cifras de guerrilleros dados de baja y - como dijimos antes - hacer parte del montón).


Parece que somos un país en donde el almuerzo se disfruta y la comida pasa por la garganta mientras en el televisor o la radio se escucha la respuesta del familiar de una víctima o de un líder social asesinado ante la pregunta del reportero de cómo se siente. Mi invitación con esta pequeña reflexión es a hacer consciente en nuestra realidad cómo el conflicto armado ha configurado nuestra subjetividad; es decir, cómo pensamos, actuamos y vivimos a diario y pensar en ejemplos concretos. Después de leer esto ¿qué evidencia encuentra en su cotidianidad (acciones, emociones, ideas, formas de relacionarse) que dé cuenta del trauma psicosocial? Y la pregunta realmente importante ¿qué podemos hacer para transformar esto?





Bibliografía

Martín-Baró, I. (1990). Psicología social de la Guerra: trauma y terapia. El Salvador: UCA.

Martín-Baró, I. (1988). La violencia política y la guerra como las causas del trauma psicosocial en el Salvador. Revista de Psicología de El Salvador. VII (28), 123-141.

Jurisdicción Especial para la Paz. Sala de Justicia. Sala de Reconocimiento de verdad, de responsabilidad y de determinación de los hechos y conductas. Auto No. 033 de 2021. Bogotá 12 de febrero de 2021.


29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo